TAGS
Alaska Aleutianas anchorage atlin auroras boreales ballenas cambio climatico canada cine covid19 cruceros dawson city denali Enlaces fairbanks fauna ferrys Fotos gatos glaciares glacier bay greta thunberg gustavus haines Homer hyder iglesias indigenas instagram instagramers inuit jacinto anton jon krakauer jorobadas juneau Katmai Kenai kenai fjords ketchikan lake clark Libros lobos manzanas Mapas morsas Noticias nunavut nutrias ortodoxo oso marino osos parques nacionales parquesnacionales pesca salmon sidra snorkel Sobre Alaska stewart sureste transferwise tsunami turismo utqiagvik Viajar viajes vimeo vuelos Vídeos whittier wikipedia yukon yupik
El autobús 142, trasladado a un museo

El autobús 142, trasladado a un museo

El autobús 142 fue la última casa (o simple cobijo) de Christopher McCandless. En medio de un bosque de Alaska, el verano del 1992, murió de hambre. Era un joven universitario que buscaba vivir en la naturaleza, o vete tú a saber qué, y se fue hacia Alaska. Se adentró en un bosque, al norte del parque de Denali. La crecida de un río que había atravesado le valló el camino cuando se dio cuenta que no podía sobrevivir y lo dejó aislado en un trozo de bosque convertido en isla/trampa: no pudo encontrar sufiente alimento y murió lentamente.
Esta historia triste y absurda, fue novelada y convertida en mito por Jon Krakauer en su libro “Hacia Tierras Salvajes”. Una vez se creó el mito, ya solo fue cuestión de tiempo que miles de personas quisieran ir hacia el autobús donde el pobre chico había muerto. La absurdidad humana no tiene límites, y no fueron pocos los que peregrinaron hacia el interior del bosque donde el autobús (o más bien los restos) se iba convirtiendo lentamente en un montón de chatarra. Pronto se tuvo que hacer el primer rescate de un imitador de Christopher. De hecho, hasta el 2019, dos personas consiguieron reproducir la tragedia, y murieron.
Finalmente, no ha habido más remedio que aplicar un poco de sentido común, y un helicóptero se ha llevado el autobús 142 hacia un museo a Fairbanks. Allá, los fans lo podrán ver con seguridad.
No deja de ser curioso que de la muerte de en Christopher, haya tanta gente que no haya deducido que ir por los bosques de Alaska, solo y sin conocimientos de supervivencia, es altamente peligroso. Tantos, que se haya tenido que hacer ir un helicóptero (y no de los pequeños) para recoger el autobús y dejarlo en un museo. Una acción que ha tenido un coste en dinero, entiendo.
Mirémoslo positivamente:  cuando algún cliente de mis viajes a Alaska me vuelva a pedir de visitar el autobús, ahora podré decirles exactamente donde está y no estar sufriendo sobre si realmente deciden ir a verlo.
Autor: Francesc Nolla
PD: Desde el 25 de septiembre de 2020, ya se puede ver el autobús 142 en el museo de Fairbanks. En este enlace podéis consultar la noticia.


Compártelo:


Este sitio web utiliza cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas galletas y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para más información.

ACEPTAR

Aviso de cookies