TAGS
Alaska Aleutianas anchorage atlin auroras boreales ballenas cambio climatico canada cine covid19 cruceros dawson city denali Enlaces fairbanks fauna ferrys Fotos gatos glaciares glacier bay greta thunberg gustavus haines Homer hyder iglesias indigenas instagram instagramers inuit jacinto anton jon krakauer jorobadas juneau Katmai Kenai kenai fjords ketchikan lake clark Libros lobos manzanas Mapas morsas Noticias nunavut nutrias ortodoxo oso marino osos parques nacionales parquesnacionales pesca salmon sidra snorkel Sobre Alaska stewart sureste transferwise tsunami turismo utqiagvik Viajar viajes vimeo vuelos Vídeos whittier wikipedia yukon yupik
El regreso de las nutrias marinas tiene consecuencias imprevistas

El regreso de las nutrias marinas tiene consecuencias imprevistas

La nutria marina (Enhydra lutris) fue casi exterminada en el siglo XIX. La cazaban debido a su piel, ya que es el animal que tiene más pelos por centímetro cuadrado. El piel la protege en las aguas frías del Pacífico, y no tiene casi nada de grasa. Para mantener el calor de su cuerpo, se asa el día comiendo.
Os hago este brevísimo resumen de la nutria marina para poder entender el problema actual relacionado con este animal. Es una especie protegida, y fue reintroducida en el sureste de Alaska el 1960 (400 ejemplares). Ahora ya son más de 20.000. Pero siguen siendo una especie protegida, en todo caso, hasta que sean más de 70.000 (las que más o menos se calcula que había antes de empezar a cazarlas). La agencia que rige esta protección es de nivel federal, con criterios muy diferentes que si fuera el estado de Alaska que se encargara de este tema.
La industria pesquera es muy importante en el sureste de Alaska. Hay muchas piscifactorías, y sobre todo, cría de cangrejos gigantes y moluscos. Todo ello, la dieta preferida de las nutrias marinas. Supongo que ya van adivinando el problema. La creciente población de nutrias está afectando de manera directa a estos negocios, que dan trabajo a mucha gente. Se comen cangrejos y moluscos, son como una plaga de langostas por un campesino. Y como están protegidas, no saben cómo pueden detener el problema. Esperar a que sean 70 y tantas miles para poder actuar no es la solución, no quedará ni una explotación abierta. Ahora mismo, sólo las pueden cazar los nativos americanos, pero sólo para hacer productos de uso tradicional con la piel. Y deberían cazar muchas y muchas para mantener las poblaciones de nutrias por debajo de lo que están ahora.
En resumen, un caso más del choque de intereses entre las políticas de protección del medio ambiente y la fauna (gestionadas desde zonas urbanas) con industrias locales de explotación del territorio y del sector primario. Lo vemos en otros lugares. Y si me permiten, el hecho de que las nutrías sean tan monas y simpáticas, complica mucho la solución.


Compártelo:


Este sitio web utiliza cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas galletas y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para más información.

ACEPTAR

Aviso de cookies